buscar
euskaraz
  Tribuna
comparte por correo electrónico
VOTAR TAMBIÉN ES MOVILIZAR
 ·  Miércoles, 25 de Noviembre de 2015
<< Volver
VOTAR TAMBIÉN ES MOVILIZAR

El 20 de diciembre nos volvemos a jugar mucho, como en las municipales y autonómicas de mayo, como en las europeas del pasado año, como cada vez que se convocan elecciones, como cada vez  que tenemos que salir a la calle a defender o conquistar derechos. Porque es una pelea constante, que no cesa, y que no podemos abandonar, porque si te relajas te la juegan.

Dentro de nada tenemos la posibilidad de cambiar el rumbo de las cosas, de torcer la senda por la que nos llevan y nos quieren seguir llevando, como a los bueyes, de conseguir aupar un gobierno nacional que deje de seguir los dictados del poder económico, de sus cómplices de las instituciones europeas y del Banco Central Europeo o del Fondo Monetario Internacional. Que deje de centrar sus prioridades en favorecer a ese poder económico, al capital, y se sitúe a pie de calle. Que atienda las necesidades de la gente y resuelva sus problemas.

Toca movilizarse y animar a las personas que nos rodean a hacerlo porque la cosa no pinta bien. Las interesadas encuestas que no son una herramienta objetiva sino una parte más de las campañas y un instrumento de creación de opinión marcan, no obstante y por ello, tendencias. Tendencias que nos indican que, a nivel nacional que es donde se juega ahora la partida, podría suceder que el PP con el apoyo de Ciudadanos consiguieran la mayoría suficiente para gobernar. Lo que no deja de ser espeluznante.

Porque Ciudadanos es un partido de derechas, derechas, y no digo de extrema derecha por prudencia. Aunque la mayoría de los medios de comunicación, en manos del citado poder económico, les están haciendo una magnífica campaña intentando vender un producto como nuevo, bonito, brillante, para recuperar, con ellos, la pérdida que está sufriendo la marca original.

Porque el PP (con UPN en nuestra tierra) puede ser el partido más votado, aunque pierda muchos votos que pueden ir a C´s. ¡El partido más votado¡ ¿Pero qué tiene que pasar en este país para que millones de personas abran los ojos? Después de una reforma laboral que ha dejado un panorama de desempleo, subempleo, precariedad, condiciones de trabajo semiesclavistas. Después de una reforma que reducirá las cuantías de las pensiones de forma brutal. Después de las privatizaciones, de recortes en la sanidad, en la educación, en la dependencia, en las prestaciones sociales, en las becas, en la investigación, …, en tantas y tantas cosas.

Del PSOE(o PSN) ¿qué se puede decir? Poco de bueno. Porque cuando le ha tocado gobernar ha hecho prácticamente la misma política fiscal y económica que la derecha. Algunos gestos en políticas sociales y ahí se acaba la cosa. Escasas y cortas diferencias para lo que necesitamos. De esto sí parece ser consciente la mayoría de la población y le da la espalda.

La posibilidad de decantarse por una opción que no sea ni de izquierdas ni de derechas ha perdido fuelle y sigue en camino descendente, por lo que su líder se prodiga por estudios y redacciones, empleándose a fondo en la campaña mediática. A la vez que ha rechazado impulsar un proyecto de participación social amplio que posibilitara un cambio real y popular, al estilo de lo que sucedió en la elecciones municipales en unas muchas ciudades y pueblos de nuestra geografía.

Y los partidos o coaliciones nacionalistas parece que poco van a influir tal como se dibuja el panorama. Además, como se está viendo en Cataluña, ellos están a otra cosa. Su prioridad no es la gente sino el territorio.

Así que por convicción (o por eliminación) casi, casi, sólo queda una opción con garantías de que vaya a proponer, defender, promover, políticas que beneficien a las personas. La que comenzó llamándose Ahora en Común, enlazando con el movimiento que cuajó en las municipales, y que ahora se presentará a las elecciones al Congreso con el nombre de Unidad Popular-Orain Batera y al Senado integrados en la candidatura unitaria Cambio-Aldaketa. Con Alberto Garzón como candidato a la presidencia del gobierno.

Nuestra coalición engloba no sólo a IU, y a Batzarre, también muchas personas sin afiliación política, procedentes de los movimientos sociales, engrosan nuestras filas. Sin ir más lejos, nuestra cabeza de lista al Congreso, Begoña Alfaro, activa militante contra los desahucios o de las marchas por la dignidad, elegida, como el resto de nuestras compañeras y compañeros que integran las candidaturas, en un proceso de primarias abierto. 

Unidad Popular-Orain Batera ha explicado públicamente que nace para enfrentarse al desastre que nos deja el bipartidismo y el capitalismo al que representan y para dar una alternativa a la falta de trabajo, a los recortes en la sanidad y la educación pública y en otras prestaciones sociales. Desde la formación han apostado por el trabajo garantizado, con salarios dignos, los servicios públicos de calidad, y la vivienda como derechos mínimos exigibles.

Queremos la soberanía económica frente a los mercados, y pagar la deuda pública que provenga de la especulación, o la derogación del artículo 135 de la Constitución que obliga a pagar esa deuda antes de cualquier otra cosa. Unidad Popular –Orain Batera aboga por la creación de una banca pública y la nacionalización de los sectores estratégicos de la economía, en una república federal laica y solidaria.

Porque como dice Alberto Garzón: “No sólo nos roban nuestros ahorros y nuestras conquistas sociales sino también nuestro futuro. Ante ello somos conscientes de que sólo cabe la solidaridad y la organización de la gente que lucha por un mundo más justo. La historia nos ha enseñado que es en estos trances cuando más importante es que prevalezcan los valores y los principios. Son esos valores y principios los que nos han permitido a lo largo de la historia conquistar derechos y libertades. Y es que los derechos no se negocian ni subastan sino que se arrancan a la oligarquía.”

arriba
iu batzarre los verdes plataforma navarra por el cambio
CREATIVE COMMONS · Web realizada con código abierto y publicada con software libre (GNU/GPL)
recortes no