buscar
euskaraz
  Noticia
comparte por correo electrónico
Que caigan los caídos
Miércoles, 14 de Diciembre de 2016
<< Volver
Que caigan los caídos



Mola mando matar, cruel e inhumano, a todo el que fuera defensor del Frente Popular. No fue un ingenuo carlista de 19 años que va al frente y muere. No fue eso, fue el Director, el capo del desastre, el que nos llenó de cuerpos las cunetas. Así que no podemos, de ninguna manera, permitir que se le homenajee en una cripta dentro de un edificio público. Y con él se tendrán que ir Sanjurjo y los otros seis carlistas. Nadie plantea que haya que patear sus restos en la plaza. Los restos, educadamente y con una sonrisa amable, se entregan a sus familias y punto. Ya no más ofensas, se acabó la insensibilidad. 


Y con el monumento habrá que hacer un proceso participativo para decidir qué hacer con él. En IE proponemos tirarlo y decidir participativamente el uso del espacio libre.  El objetivo del monumento estuvo claro; imponerse en el espacio público, recordar a los vencidos lo que ocurrió y ser inmortales. Este espacio no fue construido por esclavos del franquismo, como el valle de los caídos, ni fue un lugar de represión (Mathaussen), sino un monumento apologético sin ninguna relevancia arquitectónica. Un monumento que construye un espacio urbano hostil, poco apto para el encuentro y el paseo, en una barrio como el II Ensanche tan necesitado de ellas. Queremos poder respirar, recuperando para la ciudad espacio y memoria. 


arriba
iu batzarre los verdes plataforma navarra por el cambio
CREATIVE COMMONS · Web realizada con código abierto y publicada con software libre (GNU/GPL)
recortes no