buscar
euskaraz
  Noticia
comparte por correo electrónico
Los Presupuestos 2015 para Iruña reflejan una forma de hacer política obsoleta, autoritaria y de espaldas a la ciudadanía
Miércoles, 12 de Noviembre de 2014
<< Volver
Los Presupuestos 2015 para Iruña reflejan una forma de hacer política obsoleta, autoritaria y de espaldas a la ciudadanía

Este año, el alcalde Maya ha superado todos los límites éticos y estéticos al presentar su proyecto de presupuestos 2015 antes a la prensa que a los grupos políticos de los que necesitaría apoyo para aprobarlos. Es la prueba más evidente del fracaso de su gobierno en minoría y también de que en contra de sus propias palabras, prefiere presupuestos prorrogados, porque le permiten recortar sin miramientos.

 

Para poder apreciar mejor lo que Maya propone para 2015, lo lógico sería comparar el proyecto de presupuestos con lo realizado el año anterior, o incluso con 2013, cuyas cuentas ya están cerradas, pero él prefiere compararlo con el prorrogado desde hace tres años, para destacar falsamente unos aumentos que no son tales.

El ejemplo más evidente de estas cifras “interesadas” se manifiesta en el supuesto aumento de ayudas de bienestar social de 420.000 euros más que en 2014. En realidad esa cifra aumenta menos de 70.000 euros, si tenemos en cuenta que durante el año se han tenido que incrementar las ayudas de provivienda, las de emergencias sociales y las nuevas de alimentación en casi 500.000 euros.

 

Si el año pasado decíamos que las emergencias sociales se habían duplicado, este año podemos decir que se han cuadruplicado y ante eso, UPN se muestra, además de poco sensible  a las necesidades acuciantes de la ciudadanía, incapaz desde la Dirección del Área de Bienestar Social de elaborar un plan para garantizar las necesidades básicas de las personas y familias que peor lo están pasando con la crisis, dándoles la espalda una y otra vez.

 

Una muestra de su mala gestión en esta área es que prefiere seguir destinando ayudas para pagar el alquiler, en lugar de arreglar progresivamente las más de 180 viviendas municipales vacías de que dispone el ayuntamiento, para poder disponer de ellas en función de las necesidades.

 

I-E ya propuso en 2011 mediante una moción que el arreglo y disponibilidad de todas estas viviendas era un asunto muy prioritario en esta legislatura, proponiendo destinar a ello un millón de euros por año. La respuesta ha sido 150.000 euros el año pasado, que prácticamente no se han ejecutado y otros 150.000 para el año que viene, absolutamente insuficientes y sin contar además con la vergonzosa renuncia anunciada, a la gestión de las pocas viviendas disponibles ya, que pretende ceder al Gobierno de Navarra, que a su vez las cede a una fundación privada.

El presupuesto total previsto para el área de bienestar social en 2015 sigue siendo 500.000 euros menor de lo realmente gastado en 2011. Esa es la prioridad que supone esta área para el alcalde Maya y UPN en Iruña.

 

Tampoco se hacen los esfuerzos necesarios en los distintos programas de formación para el empleo, escuelas taller y empleo social, en los que UPN ha permitido reducciones de subvenciones importantes por parte del gobierno tanto en 2013 como en 2014, ni en la plantilla de esta área después de la demostración de que era insuficiente en la atención a la infancia o a la inserción laboral, entre otras.

 

Sigue sin cumplirse algo tan básico y obligatorio por ley como destinar el 6% de los contratos a empresas del ámbito social (seguimos esperando los datos concretos desde hace más de un año)

 

Si comparamos lo previsto para 2015 con lo liquidado en 2011, apreciamos de verdad cuáles son sus prioridades.

Gerencia municipal, incluyendo informática 1, 5 millones más en 2015, Seguridad Ciudadana 1 millón más, Educación y Cultura 9,4 millones menos, Participación Ciudadana 1,5 millones menos y Bienestar social 0,5 millones menos.

 

Lo engañoso de las cifras que dio Maya vuelve a manifestarse en el supuesto aumento del 53% del presupuesto de Urbanismo, cuando en realidad es 600.000 euros menor que lo realmente gastado en 2013 y eso sin contar con lo destinado al pago de la deuda de la Gerencia de Urbanismo que suma 1,7 millones, por lo que la disminución, que afecta sobre todo a inversiones es mucho mayor.

 

Es en el capítulo de inversiones donde se aprecia también el especial autoritarismo de Maya y UPN cuando se sacan de la manga nuevas prioridades, en plan populista y electoral. Prioridades no consultadas con la ciudadanía, cuya participación directa en las decisiones presupuestarias y de inversiones reclamamos más que nunca.

 

UPN tras hacer todo un costoso trabajo de presupuestos participativos en 2011 en el barrio de Mendillorri y dar por buenas las prioridades votadas por la gente, decidió en octubre del mismo año 2011, eliminar de un plumazo aquellos presupuestos y 3 años más tarde, “inventarse” y dotar con 600.000 euros la construcción de un ascensor en aquel barrio. Inaudito y lamentable por lo que supone de insulto a la ciudadanía, a lo que decidieron  y a la democracia participativa que cada vez con mayor fuerza se exige en nuestra sociedad.

 

Con igual sentido de la “participación social en la toma de decisiones”, es decir, con ninguno,.. nos propone otros 800.000 euros para la construcción de una pasarela peatonal por encima de la avenida navarra para mejorar el acceso al Nuevo Museo de la Universidad de Navarra.

 

A ello hay que sumarle 400.000 euros para “mantener” las murallas, 300.000 euros para un parque temático sobre el tren del plazaola, 300.000 euros para nuevos semáforos, 500.000 euros para un plan de atracción comercial que aún no está elaborado, 1,25 millones para informática, entre otras inversiones, algunas más que discutibles y reorientables.

 

Si reclamábamos presupuestos participativos y consultas ciudadanas para decidir sobre las grandes inversiones cuando parecía que había dinero para todo, mucho más reclamamos que la ciudadanía sea quien decida las inversiones, ahora que el presupuesto es tan escaso.

Aunque es inútil planteárselo a UPN, nos parece urgente la puesta en marcha de un proceso participativo y de dinamización social de los barrios, para que la ciudadanía pueda indicarle a su ayuntamiento cuáles  son las mayores prioridades de inversión y de gasto en su ciudad. Qué servicios son los fundamentales y cómo deben gestionarse de forma participativa.

 

Siguiendo con el proyecto de presupuesto queremos resaltar también que el programa de actividades culturales en euskera vuelve a reducirse en más de 45.000 euros con respecto a lo gastado en 2013 y 113.000 euros menos que lo realmente gastado en 2011 (27% menos en un presupuesto más que exiguo de 304.000 euros para 2015).

 

Ocurre algo parecido con cooperación al desarrollo, que se queda en el 0,6% del presupuesto y supone 700.000 euros menos que lo gastado en 2011, y 120-000 euros menos que lo gastado en 2013.

 

Por último, quisiera decir que el autoritarismo de UPN se refleja también en la negativa a debatir sobre cambios de organización del propio ayuntamiento para reducir altos cargos y duplicidades y para marcar prioridades en el gasto corriente de las distintas áreas y organismos autónomos. Para ello se basan en las competencias de la Junta de Gobierno, formada por 9 concejales de UPN, que hacen y deshacen a su antojo, pese a su minoría. 

arriba
iu batzarre los verdes plataforma navarra por el cambio
CREATIVE COMMONS · Web realizada con código abierto y publicada con software libre (GNU/GPL)
recortes no