buscar
euskaraz
  Noticia
comparte por correo electrónico
¿El último año del desgobierno?
Lunes, 15 de Septiembre de 2014
<< Volver
¿El último año del desgobierno?

Se nos presentan retos importantes para estos meses que vienen. Por un lado, debemos seguir mostrando al ayuntamiento cuáles son las necesidades reales de la ciudad y proponiendo formas de darles respuesta. Son ya tres años de ceguera institucional que hemos combatido, y continuaremos combatiendo, desde el trabajo con la calle y los colectivos sociales.

 

En estos tres años, además, hemos contado con muchas satisfacciones gracias al trabajo conjunto que hemos realizado con las demás fuerzas políticas de la oposición. Este es el camino que queremos transitar: profundizar nuestra relación con aquellas personas, grupos políticos y colectivos que, desde sensibilidades distintas pero próximas, luchamos por hacer una ciudad abierta a todo el mundo.

 

Y la meta, el último reto, llegará cerca del final de curso con unas elecciones en las que la ciudadanía, con sus votos, expresará su voluntad de cambio. Confiamos en que, esta vez sí, quienes formamos parte de las instituciones dejemos de lado nuestras pequeñas miserias y seamos capaces de dar forma a esa voluntad. Solo hay que continuar por la senda de esta legislatura y, acercando todas las sensibilidades, atrevernos a darle la vuelta por fin a esta ciudad.

 

Los retos alcanzables

 

Para cerrar esta legislatura, desde IE nos trazamos una serie de retos que creemos que podremos conseguir entre quienes formamos la oposición a UPN. Por otra parte, quienes gestionan en minoría la ciudad verán puesta a prueba, por última vez, su capacidad para implementar cambios significativos en el funcionamiento de la misma.

 

1. Aprobar el reglamento orgánico de funcionamiento del pleno, que ya se está elaborando y debería tanto regular su desempeño en los aspectos internos (retribuciones equitativas, igualdad de derechos y deberes para todos los grupos políticos...) como establecer unos cauces abiertos a la participación de todas las personas y colectivos.

 

2. Aprobar una ordenanza de viviendas municipales que regule el acceso y las condiciones de uso a las más de 150 viviendas que son propiedad del ayuntamiento y que UPN tiene paralizadas. Hace meses que I-E elaboramos y presentamos un texto alternativo al de UPN.

 

3. Aprobar las ordenanzas de protección del arbolado y parques públicos que llevan redactadas desde 2003, para evitar las salvajes talas que se repiten en el entorno de las murallas y en los nuevos parques.

 

4. Modificar de nuevo la Ordenanza del euskera para avanzar en la equiparación definitiva entre las dos lenguas oficiales en la ciudad. Todavía se puede mejorar la Ordenanza, más allá del cambio introducido en 2012 por acuerdo de toda la oposición y que UPN sigue sin cumplir.

 

Los retos inalcanzables mientras UPN gobierne la ciudad

 

No es derrotismo, sino visión realista. Gracias a la ley de grandes ciudades, UPN ha podido sortear la voluntad democrática del pleno en numerosas ocasiones. Su rodillo se ha cebado sobre todo en cuanto a las decisiones que atienden a ciertas realidades concretas. No creemos que podamos darles forma en esta legislatura, aunque no por ello dejaremos de insistir sobre ellas:

 

1. Elaborar un plan integral para garantizar la atención a las necesidades básicas de quienes peor lo están pasando en esta realidad que cada vez está más presente en nuestra ciudad. Atender tanto a la infancia, como a las personas mayores o a las dependientes, promocionar huertos comunitarios o mejorar el acceso a las viviendas municipales, eliminar gastos innecesarios, atender a criterios sociales en la dotación de subvenciones...

2. Apoyar las iniciativas de desarrollo comunitario y empleo. Hay edificios cerrados a cal y canto que podrían dar respuesta a muchas de las necesidades de empleo que hay en la ciudad, como la petición que hizo REAS de utilizar la estación de autobuses vieja como mercadillo solidario y alternativo.

3. Desarrollar un plan de fomento de la cultura. Lograr que la ciudadanía participe directamente en la gestión cultural de la ciudad para dotar a las personas de espacios donde formarse, expresarse y desarrollarse como seres libres y completos.

4. Fomentar la movilidad sostenible y la mejora medioambiental. Dar la vuelta a esta ciudad para los coches que ha creado UPN, y apostar por el transporte público y la bici. Además, promocionar el compostaje comunitario y otras formas de reciclaje.

5. Acercar la administración municipal a la ciudadanía. Acelerar la puesta en marcha de los consejos ciudadanos que aún no existen como los consejos de barrio, y dotarles de capacidad de gestión y decisión.
arriba
iu batzarre los verdes plataforma navarra por el cambio
CREATIVE COMMONS · Web realizada con código abierto y publicada con software libre (GNU/GPL)
recortes no