buscar
euskaraz
  Noticia
comparte por correo electrónico

Archivado en: Economía
La Fundación Caja Navarra debe de ser pública y transparente
Viernes, 17 de Enero de 2014
<< Volver
La Fundación Caja Navarra debe de ser pública y transparente
IZQUIERDA-EZKERRA PRESENTA ENMIENDAS PARA QUE LA FUNDACIÓN CAJA NAVARRA SEA PÚBLICA Y ASEGURAR SU TRANSPARENCIA

EL PATRIMONIO DE LA FUNDACIÓN PERTENECE A TODA LA SOCIEDAD Y SE DEBE GESTIONAR CON TRANSPARENCIA Y SIN CLIENTELISMO


   
El grupo parlamentario de Izquierda-Ezkerra ha presentado hoy siete enmiendas parciales a la Proposición de Ley Foral por la que se regulan los órganos rectores de las fundaciones de carácter especial de Navarra.
   
Las fundaciones de carácter especial son las surgidas de las cajas de ahorros que han desaparecido como entidades financieras. En Navarra la única fundación de esta naturaleza es la fundación especial Caja Navarra.
   
Después de la extinción de la entidad financiera Caja Navarra (absorbida por Caixabank) el Gobierno de Navarra negoció y pactó con el gobierno central los estatutos de la fundación especial Caja Navarra.
   
En dichos estatutos la fundación Caja Navarra es una fundación privada. A pesar de que su patrono es una administración pública (Gobierno de Navarra) al ser una fundación privada no se garantiza ni su transparencia ni su control público.
   
Las enmiendas que Izquierda-Ezkerra ha presentado hoy en el Parlamento persiguen en primer lugar corregir este despropósito y asegurar la naturaleza pública de esta fundación.
En las enmiendas presentadas se define como pública a la fundación Caja Navarra, con lo cual se asegura su control parlamentario y su fiscalización por la Cámara de Comptos, y se incluye el deber de cumplir con lo previsto, para las fundaciones públicas, en la Ley Foral de Transparencia.
   
Asimismo presentamos una enmienda para que en el plazo de tres meses la fundación Caja Navarra adapte sus estatutos a esta ley foral. Si no lo hace al cumplirse ese plazo quedarán derogadas, y sin aplicación, todas las disposiciones de sus estatutos contrarias a la ley foral.
   
Igualmente al cumplirse el plazo de tres meses para la adaptación de los estatutos a la ley foral cesarán en sus cargos los miembros de los órganos rectores de la fundación Caja Navarra nombrados conforme a los estatutos pactados por el Gobierno de Navarra y el gobierno central.
   
El objetivo de las enmiendas que Izquierda-Ezkerra ha presentado es que el clientelismo y el oscurantismo desaparezcan en el funcionamiento de la nueva Fundación Especial Caja Navarra.
   
El patrimonio de la Fundación Caja Navarra pertenece al conjunto de la sociedad navarra, y por lo tanto debe estar al servicio del desarrollo social y económico de Navarra.
   
Pero no de cualquier manera. Es decir, ese patrimonio se debe gestionar con control democrático, de forma transparente y sin los viejos vicios del enchufismo y el clientelismo.
   
Nada de esto se ha garantizado en los estatutos aprobados por el Gobierno de Navarra y el Ministerio de Economía.
   
Y no se ha garantizado porque para hacerlo resulta imprescindible que se defina como pública la fundación Caja Navarra.
Solo así la sociedad navarra, verdadera dueña del patrimonio de la Fundación Caja Navarra, tendrá garantías reales de qué uso y destino se va a dar a dicho patrimonio.




arriba
iu batzarre los verdes plataforma navarra por el cambio
CREATIVE COMMONS · Web realizada con código abierto y publicada con software libre (GNU/GPL)
recortes no