buscar
euskaraz
  Noticia
comparte por correo electrónico

Archivado en: Reciclaje
Y la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona (MCP) ¿qué hace con los Biorresiduos?
Miércoles, 0 de de 0000
<< Volver
Y la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona (MCP) ¿qué hace con los Biorresiduos?
a) Prevención-reducción escasa o nula
    Desde 2006 la promoción por la MCP del compostaje de biorresiduos, tanto individual como comunitario, se restringe al mes de abril, algunas veces al de mayo, de cada año, el resto del año deben ser las personas que voluntariamente participan en esas experiencias las que impulsen las tareas de compostaje. Es triste que todo ello descanse más en el esfuerzo personal de muy pocas individualidades de la Mancomunidad que en un programa estudiado, en una planificación, con unos medios y una financiación, dándole la importancia que el tema merece.
    El trabajo de la MCP dedicado a educar a la ciudadanía y a los grandes generadores en la prevención-reducción de residuos, a través de campañas de “consumo responsable”, promoción de “alimentos de cercanía”, de “productos de temporada”, de control de las “sobras de comida” y fomento del “banco de alimentos”, de campañas contra la “obesidad infantil”, etc., etc., es prácticamente inexistente.
    Es significativo que esos limitados esfuerzos dedicados a la prevención-reducción, muy estimables en lo relativo a convicciones y esfuerzo de algunas personas, pero muy limitados para una entidad que debe responder ante casi 340.000 habitantes, no los impulsa el Área de Residuos sino el Área de Medio Ambiente de la MCP. ¿Y cómo se va promocionar, por ejemplo, el compostaje comunitario en Pamplona si los concejales de UPN de su Ayuntamiento, que están en contra de ese compostaje, dominan la Comisión Permanente de la MCP?

b) Incumplimiento del PIGRN
    La MCP, igual que el resto de mancomunidades de Navarra, estaba obligada a presentar a finales de diciembre de 2011 un modelo específico de recogida separada de biorresiduos, aprobado por su Comisión Permanente tras (se supone) el correspondiente debate y con suficiente dotación presupuestaria. Así se lo exigía el Plan Integrado de Gestión de Residuos de Navarra (PIGRN), que obligado por las leyes estatales y europeas sobre residuos daba importancia prioritaria a dicha recogida selectiva, (ver apartado 4.1.2.2. del PIGRN), con el objetivo (común a toda Europa) de alcanzar, como mínimo, la separación del 50% de todos los biorresiduos de Navarra, con menos del 10% de “impropios”, en el año 2020. Se llama “impropios” a residuos no biodegradables presentes (por una mala separación) en el conjunto de los biorresiduos, que dificultan o incluso impiden el compostaje-reciclaje de los mismos y restan calidad al recurso obtenido tras su tratamiento.
    En febrero de 2013, con 14 meses de retraso, sin una sola reunión de su Asamblea o de su Comisión Permanente para debatirlo y aprobarlo, la MCP presentó en la Comisión de Seguimiento del PIGRN el ya famoso plan piloto de “5º Contenedor en Barañain”, que “si sale bien”, se irá progresivamente aplicando en el resto de la Comarca. Dicho plan se conoció en la Permanente de la MCP el pasado 18 de junio, con dos años de retraso, y tampoco suscitó, salvo en el caso de la concejala de I-E, inquietud alguna para su debate y aprobación.
    Seguimos en toda la Comarca de Pamplona con los indeseables contenedores verdes, con la rotulación “Materia Orgánica más Resto”, muestra evidente de que la MCP no quiere la recogida selectiva de biorresiduos. Esos contenedores o sus equivalentes, ya no existen en muchas comunidades y países en los que sus gestores del tratamiento de residuos y gran parte de su ciudadanía los considera un “estandarte” de atraso, suciedad y contaminación, pero que aquí, además, son la demostración palpable de que a los dirigentes de nuestra MCP y del Gobierno de Navarra, las leyes sobre biorresiduos les importan un rábano.
    Lo peor de todo es que seguiremos oyéndoles hablar y escribir planes, papeles que no falten, que pretenderán desviar la atención de la ciudadanía sobre cual es la mejor modalidad de recogida separada, que si el  “puerta a puerta” no y el “5º contenedor” sí, o al contrario, y mientras tanto seguimos en la Comarca sin una sola planta de compostaje para biorresiduos. Por 200.000 euros se puede construir una para compostar 6.000 Tm/año. Y a partir de la primera, las dos, tres o cuatro que sean necesarias para atender de forma descentralizada y con el mínimo coste de transporte, todas las zonas de nuestra mancomunidad. Puesto en marcha el tratamiento las formas de recogida, de enorme importancia, se irán depurando, mientras que si se hace al revés es empezar la casa por el tejado.

c) Vertidos ilegales en Góngora para alimentar la biometanización

    En Junio de 2011 la MCP quiso poner en marcha un proyecto en el Vertedero (CTRU) de Góngora para el aprovechamiento energético del metano que se produce por la fermentación anaerobia de los biorresiduos. Se contaba entonces con el apoyo en forma de subvenciones a las energías renovables. “Antoñita la fantástica” no hubiera pintado mejor las enormes expectativas de beneficio económico que se iba a obtener si en vez de quemar inútilmente el metano en antorchas, se le hacía producir electricidad.
    Las consideraciones de sostenibilidad de recursos, de contaminación ambiental, de producción excedentaria de electricidad en Navarra, de que la ampliación de la línea suponía hacerle a Iberdrola un “regalito” de casi un millón de euros y otras, no se tuvieron en cuenta.
    Pero lo más grave desde el punto de vista de la gestión de los biorresiduos es que “olvidaban” dos puntos fundamentales:
        1.- Que todas las leyes y normativas sobre residuos, y el propio PIGRN recién aprobado,
        exigían poner el acento en el tratamiento de compostaje y reciclaje de los biorresiduos,         previa su recogida selectiva. Si se cumplía esto se reducían drásticamente los                 biorresiduos a enterrar y por tanto ya no habría metano rentable. La viabilidad del             proyecto de Biogas-Góngora está enemistada con el tratamiento prioritario de los            biorresiduos.
        2.- Que la Directiva Europea 1999/31 CE y su transposición en el RD 1481/2001, exigen         la reducción progresiva del vertido de biorresiduos, de forma que en el año 2006 debería         llegarse a una reducción de al menos el 35% de los biorresiduos que se vertían en 1995,         en 2010 esa reducción debería ser de al menos el 50%, y en el año 2016 la reducción             deberá ser de al menos un 65% de lo vertido en ese mismo 1995. Aunque no hagan             recogida separada y compostaje de biorresiduos el metano dejaría de producirse.
   
    Ni qué decir tiene que la MCP no ha cumplido las reducciones a las que hasta 2010 estaba obligada, y no es probable, salvo cambios drásticos de su política, que cumpla la reducción del año 2016. Es más, suprimidas las primas a las renovables al comienzo de 2012 el proyecto parece inviable y los técnicos (igual que los políticos que luego lo aprueban) tienen que recurrir, hasta por escrito, al deseo de que no se cumplan las leyes de vertidos (aunque refiriéndose solo al PIGRN):
    “Finalmente, un retraso en los hitos del PIGRN puede conducir a un menor descenso
en las entradas de materia orgánica al vertedero con el consiguiente aumento en la
curva de gas y de la energía generada”.

d) El plan piloto del 5º Contenedor
    Ya se cita este “plan piloto” en el apartado b). Obsérvese la pretensión vanguardista del calificativo “piloto”. Pretensión vana porque el sistema de 5º Contenedor lleva mucho tiempo ensayándose y practicándose en los países y regiones más avanzados en el tratamiento de biorresiduos. Es más, en Junio de 2013 el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha publicado un extenso estudio sobre la Gestión de Biorresiduos de Competencia Municipal, “GUÍA PARA LA IMPLANTACIÓN DE LA RECOGIDA SEPARADA Y TRATAMIENTO DE LA FRACCIÓN ORGANICA” (Guía Biorresiduos), con amplios e interesantes análisis y exhaustivos cuadros de conclusiones sobre miles de experiencias de recogida selectiva de biorresiduos de los últimos 12 años, bastantes de ellas de Catalunya, entre las cuales está esa modalidad de 5º Contenedor.
    La MCP trata de justificar su elección con todo un "envoltorio" de cuadros y cifras innecesario. El sistema de 5º Contenedor es un sistema de recogida selectiva tan posible como otros, por ejemplo el “puerta a puerta” (PaP), o mixtos, o combinados con los de grandes generadores,…, tan bueno (o tan malo) como pueda ser el empeño y los medios empleados por cada mancomunidad y/o ayuntamiento para conseguir el convencimiento medioambiental y la  participación de la población en ese sistema.
    La cuestión fundamental no es el sistema de recogida sino el tratamiento posterior. ¿Qué ocurre si una vez recogidos los biorresiduos, correctamente separados, los tenemos que verter o almacenar (caso Aralur en Ziordia) de mala manera?  ¿Qué diremos si algunos de esos  biorresiduos se llevan a incinerar porque no sabemos qué hacer con ellos? (Ha ocurrido con partidas de lo recogido mediante el PaP en Gipuzkoa). ¿Qué salida da la MCP al plan de 5º Contenedor en Barañain diseñado por la Directora de Residuos Sra. Lainez y aprobado (una vez más sin debate ni votación) por su Comisión Permanente? Increíble pero cierto:
Llevar los biorresiduos del 5º Contenedor a dos empresas privadas de producción de gas metano, una en Mendigorria y otra en Caparroso, a muchos kilómetros de distancia de donde se generan y, en contra de lo recomendado en las normativas y el PIGRN, para no producir ni un gramo de compost.
    Con esa solución la MCP tiene muy difícil concienciar y motivar a la población de Barañain para que participe de forma entusiasta en la recogida selectiva de sus biorresiduos. Se conocen ya los rendimientos de otras zonas con años de experiencia en el sistema de 5º Contenedor, con buenas campañas de sensibilización y sabiendo la ciudadanía que el tratamiento iba a ser el más adecuado desde el punto de vista socio-económico y ambiental: como máximo se recoge el 24% del total de la materia orgánica biodegradable.
    No es extraño que el Presidente de la MCP, Sr. Muñoz, mostrara un absoluto despiste sobre qué hacer con los residuos, con los biorresiduos, con una o varias hipotéticas plantas de compostaje comarcal, con el vertedero de Góngora, con la incineradora de residuos (por supuesto que hablaba de “valorización energética”), con auto-complacencia ante la recogida del vidrio y lamentos ante el robo de papel-cartón, etc., etc., en la entrevista que el 1 de septiembre pasado le hacía Diario de Navarra. Lo único que tenía claro (hay que quedar “como un señor” ante UPN y el Diario) es que el “puerta a puerta” está completamente descartado.
    Es una pena que el Sr. Muñoz no haya accedido a la Guía Biorresiduos antes citada para encontrarse con conclusiones como las de estos ejemplos:
1) Año 2009, Asturias: 1,084 mill.habitantes; Biorresiduos Recog.Select.: 670 ton./año de grandes generadores, 1000 compostadores domésticos que tratan 300 ton./año; se obtienen 2.500 ton./año de un compost de alta calidad.
2) Año 2009, Bapaume (Calais,Francia):31.342 habit.; Recogida PaP y Compostaje doméstico; Biorr. Recog. Select.: 570 gr./habit y día (6500 ton./año) que son el 34% de todos los residuos; 2.500 ton./año de compost.
3) Año 2010, Monza (Italia): 121,545 habit.; Recogida PaP total 3 dias/semana; Puntos limpios para Fracción Vegetal; Tratamiento anaerobio para biogas y posterior compostaje; Recogida Biorresiduos 180 gr./habit y día con un 4% de impropios.
4) Año 2010, Catalunya.
La diferencia de efectividad entre el PaP y el 5º Contene-dor es muy sustancial, 282 gr./habit y día con un 5,2% de impropios frente a 128 gr./habit y día con un 14,7% de impropios.

Tras estos datos que proporciona el Ministerio de Medio Ambiente, ¿cómo puede decir el Sr. Muñoz que el PaP es algo del pasado?

e) La recogida neumática no parece positiva para la gestión de los Biorresiduos

    Puede mejorar el sistema de recogida por la exclusión de camiones, sobre todo en zonas como el Casco Viejo de Pamplona, con calles estrechas y exclusivamente peatonales, lo que elimina el consumo de combustible y las emisiones contaminantes, pero presenta más y mayores inconvenientes para la separación de los biorresiduos:
    1.- Al estar conectados los diversos buzones-depósito a la misma tubería de aspiración todas las fracciones aspiradas (en distintos momentos, claro) deben circular por ella, con lo cual las bolsas de biorresiduos que revientan por la velocidad y presión impregnan la tubería y a los restantes materiales. Esto hace imposible una recogida selectiva que merezca ese nombre, los biorresiduos terminan con más del 40% de impropios y el papel-cartón, envases, plásticos, etc., son difícilmente reciclables.
    2.- Son frecuentes las averías en los buzones-depósito, en parte por la dificultad de diseñar bocas que admitan tamaños grandes, o productos largos pero estrechos (cajas de cartón por ejemplo), lo que requiere una atención constante de los servicios de mantenimiento y muchos tiempos muertos del sistema.
    3.- El sistema es caro tanto por la inversión inicial como por el consumo de energía en la operación y la necesidad de transportar los residuos desde la planta final de aspiración hasta la de selección, reciclaje, vertido, etc.. Con ello se pierde gran parte de las ventajas señaladas al principio, sobre el ahorro de combustible y la no contaminación.
    4.- El sistema es muy rígido, una vez construido tiene imposibilidad de cambiar la posición, tamaño, número, etc., de los buzones-depósito, salvo a costa de una fuerte nueva inversión.

    Es muy extraño que la MCP no haya publicado ya un balance del funcionamiento del sistema de recogida neumática con todos los datos importantes, sobre todo en lo relativo a la efectividad o no de la gestión de los biorresiduos.
    También es exigible por la ciudadanía que se explique por qué se ha construido el mismo sistema en Ripagaina cuando todavía no se conocen (¿o sí se conocen pero no se atreven a publicar?) los resultados de la experiencia del Casco Viejo.
   
e) ¿Ha llegado la corrupción con los residuos a la MCP?

    Es para sospechar si no habrá llegado ya a los cargos dirigentes de la MCP, políticos y técnicos, la ola de corrupción que nos invade. El de la gestión de los residuos es un campo muy apetecible, ya que como decía un empresario corrupto: “La basura es un tesoro”. Se había hecho con sustanciosas contratas y concesiones administrativas para 45 años y 50 años, lo que le permitía pactar con otras empresas la realización de obras en el mundo de los residuos y sus alrededores. Existen demasiados precedentes como para que bajemos la guardia y aunque de momento en la MCP no existen datos concretos, habrá que estar vigilantes. Aquí van algunos ejemplos:

Caso BRUGAL: 30 años de denuncias por "la basura no tratada y enterrada salvajemente", en La
Murada (Orihuela-Murcia). El gerente, Fenoll, ex colaborador de Zaplana  Los consumidores pagamos 500 millones de euros al año, por un sistema de gestión de residuos nada controlado, que entierra las basuras sin escrúpulos ni conciencia. En algunos casos incluyen residuos peligrosos. Son delitos contra la Humanidad que nos están pasando factura por los contaminantes esparcidos que llegan  a las aguas superficiales, a las subterráneas, y al aire.

Nápoles 2011, Camigliano contra la Mafia: Recién elegido alcalde de Camigliano (2.000 habit.), en
la región de Caserta, cercana a Nápoles, Cenname organizó la recogida de basuras casa por casa. Los ciudadanos de Camigliano reciclan el 80% de los residuos. El pueblo no es un negocio, ni para los políticos corruptos ni para el crimen organizado. Eso le valió a Cenname, que rechazó un consorcio de basuras dominado por la mafia, la suspensión de su cargo durante nueve meses, hasta que los ciudadanos le volvieron a sentar en el Ayuntamiento.
De los 104 Ayuntamientos de Caserta, 25 han sido intervenidos en los últimos 20 años. Todos, por infiltración mafiosa
 
Mascaró-Unión Mallorquina: Los negocios que se investigan tienen que ver con el tratamiento de
residuos sólidos urbanos y la eliminación de escombros, sometido a una concesión de más de 45 años a un grupo de empresas lideradas por TIRME (un gran conglomerado de empresas -está participado por Enel Greenpower España, FCC o Iberdrola entre otras- que lidera el parque tecnológico de recogida de basura Son Reus, el gran vertedero de Mallorca)

Ayuntamiento de Toledo-Bárcenas: El Ayuntamiento de Toledo cedió a una consultora la
valoración de las ofertas. Era la primera vez que el análisis no lo hacían los técnicos municipales. La empresa ganadora recibió poco después otro contrato millonario. Un suculento contrato de basuras para limpiar la ciudad de Toledo, de 84.000 habitantes, durante una década, a cambio de 61 millones de euros, ha puesto bajo sospecha la financiación del PP en Castilla-La Mancha durante la presidencia de María Dolores de Cospedal (PP). Luis Bárcenas, ex tesorero de este partido, aseguró al juez Pablo Ruz que recibió de Sacyr —la empresa adjudicataria— una comisión ilegal de 200.000 euros y que entregó ese dinero a José Ángel Cañas, gerente del partido en esa comunidad.

La Comisión Nacional de la Competencia (CNC) expedienta a 37 empresas de gestión de residuos por cártel: Ha abierto un expediente sancionador contra dos asociaciones del sector de
gestión de residuos y saneamiento urbano y 37 empresas del ámbito, entre ellas Cespa (Ferrovial), FCC Medio Ambiente y FCC Ámbito, Urbaser (ACS), Valoriza (Sacyr) y la patronal ASELIP. Las prácticas anticompetitivas consistirían en posibles acuerdos para repartirse los clientes públicos y privados, actividades para fijar condiciones comerciales, así como la toma de decisiones o recomendaciones colectivas para restringir la competencia en varias comunidades autónomas, e incluso en todo el territorio nacional.

    Es difícil entender que la MCP muestre tanta cerrazón contra las claras directivas sobre biorresiduos, su oposición irracional al compostaje y la recogida selectiva previa, sobre todo su enemistad “ideológica” con la que da mejores resultados, su “olvido” de políticas de prevención-reducción, su ignorancia absoluta de las políticas fiscales en la línea de “el que contamina paga” y el pago por generación, su apoyo al biogás aún incumpliendo las leyes, su inclinación a apoyar costosas infraestructuras para tareas secundarias, su excesiva tranquilidad ante la posibilidad de que nuestros residuos vayan a convertirse en CDRs (combustibles derivados de residuos) para la  cementera de Olazti, en estrecha colaboración con la omnipresente FCC,…

    Lo dicho, habrá que insistir en que se cumplan los criterios principales sobre biorresiduos y estar vigilantes.
arriba
iu batzarre los verdes plataforma navarra por el cambio
CREATIVE COMMONS · Web realizada con código abierto y publicada con software libre (GNU/GPL)
recortes no