buscar
euskaraz
  Noticia
comparte por correo electrónico

Archivado en: Ética política
Defensa moción reprobación al alcalde
Viernes, 1 de Marzo de 2013
<< Volver
Defensa moción reprobación al alcalde
Como bien dice la pintada, DIMITIR no es un nombre ruso, Sr. Maya, y no solo porque se acentúe en una sílaba diferente sino porque su origen también es diferente. El nombre ruso viene del griego y significa Aquel que se dedica a la Tierra y en cambio, la palabra DIMITIR viene del latín y en el idioma que estamos usando es un verbo intransitivo. No se puede “dimitir” a nadie, tiene que ser la propia persona, quien dimita del cargo que desempeña.

Y entramos en la segunda definición, que es la de cargo político. En la mayoría de países se considera a quienes ejercen la política, como personas elegidas representantes del pueblo, para el mantenimiento, la gestión y la administración de los recursos públicos. Esto significa que lo fundamental, lo esencial, es velar por el interés general de la ciudadanía, asegurando el bien común, el respeto a las leyes y a los derechos ciudadanos y todo ello, manteniéndose además dentro de una ética profesional de servicio al pueblo y no hacia sí mismos.

La tercera definición que quiero mencionar es la de ética profesional de quienes se dedican a la política, que sería el conjunto de normas morales que rigen su conducta en el ejercicio de ese poder delegado por el pueblo.

Decía Kant, ya en el siglo XVIII en el libro titulado “La Paz Perpetua” que hasta un pueblo de demonios, es decir, hasta un conjunto de seres sin ninguna sensibilidad moral se daría cuenta de que es racional sacrificar algunos deseos de corto o medio alcance con tal de conseguir construcciones estables a largo plazo que a todos benefician.

La necesidad de dotarnos de una ética surge pues, con la conciencia de que la acción política no es una herramienta “neutra”,  sino que implica riesgos de prácticas erróneas, ante las cuáles no podemos actuar como si no existieran.

Esos riesgos no dependen sólo de la persona, de la ética o falta de ética de cada cual sino también de la ética o falta de ética de la propia organización, que a menudo arrastra a las personas, incluso con gran sentido ético, a hacer cosas que no desean. No sabría decir que es eso lo que le ha ocurrido a usted Sr. Alcalde, pero podría ser, no?

En un artículo reciente, Adela Cortina, referente absoluto en el campo de la ética aplicada a las organizaciones, decía que “la corrupción política se produce cuando intervienen tres actores: el pueblo, que mal que bien deposita su confianza en sus representantes a través de elecciones libres; los representantes, que presuntamente van a gestionar los asuntos y dineros públicos con vistas al bien común; y un tercer actor que ofrece ganancias a los representantes si le favorecen de una forma especial, quebrantando la ley. En este juego se escurre dinero público hacia cloacas privadas, y actualmente en cantidades astronómicas; un dinero que no solo es de todos, sino que además, después se reclama a la propia ciudadanía, que es  engañada por los otros dos actores.
De donde se sigue no solo el robo de dinero, no solo la violación de la legalidad, no solo el sacrificio de las capas más desprotegidas, sino también la quiebra de la confianza, ese capital ético tan difícil de generar y tan difícil de reponer cuando se ha perdido”.

Y aquí estamos Sr. Maya, este es el caso que nos ocupa hoy,  que es un caso de corrupción política, aunque a usted ni siquiera llegue a reconocerlo hoy, aquí.

Y es un caso de corrupción política porque usted ha cobrado un dinero que no le corresponde, que no es suyo, sino de toda la ciudadanía navarra, porque usted probablemente ha violado la legalidad vigente al cobrarlo de ese Organo Permanente sin soporte legal alguno. Porque usted ha permitido además, que la CAN deje de cumplir con su deber para con la comunidad y usted mismo, ha dejado de cumplir con ese deber que tiene, por el hecho de ser Alcalde de esta ciudad.

Porque haciendo todo eso, usted ha quebrado la confianza de la ciudadanía, no solo en usted como político, que también, sino que ha contribuido al aumento de la desconfianza, al aumento de la desmoralización de la sociedad con respecto al sistema político del que es partícipe y del que debería esperar que vele por el bien común, en lugar de aborrecerlo como está ocurriendo, por corrupto, por elitista, porque se ha separado de éste, para utilizarlo y engañarlo.

La ética política es, bueno…, en fin…, debería ser una ética de la responsabilidad, es decir que asuma las consecuencias de las decisiones que se toman. Y además, no debe identificar lo justo con el interés egoísta de personas y/o grupos, sino con el bien común.

De ahí deriva el concepto más reciente de responsabilidad social, que en una sociedad con deseos de ser cada vez más justa, es exigible a todas las instituciones y organizaciones, a empresas y entidades financieras, a partidos políticos y también individualmente,  a quienes ejercen cargos públicos.

Y eso es lo que le pedimos hoy aquí Sr. Maya, que usted asuma su responsabilidad individual, derivada de su actuación en la CAN, que sin ninguna duda, podemos definir que cae dentro de la corrupción política, y que lo haga, anteponiendo en este momento su ética personal, a la falta de ética de su grupo y su partido, que quizás le estén obligando a mantener una postura inmoral, irresponsable, indigna.

Su dimisión, en cambio, le dignificaría a usted, al asumir su responsabilidad social para con las gravísimas consecuencias derivadas de su conducta, que sumada a muchas otras, está atacando el sistema político en su misma esencia, impidiendo que cumpla con su principal objetivo de velar por el bien común y obligando a una sociedad civil, cada vez más desesperanzada y harta, a organizarse para refundar este sistema político que les ha abandonado.

Apelando a esa ética personal le solicito, mejor le aconsejo, como lo hace la moción que hemos presentado, que dimita.

arriba
iu batzarre los verdes plataforma navarra por el cambio
CREATIVE COMMONS · Web realizada con código abierto y publicada con software libre (GNU/GPL)
recortes no